28 de julio de 2008

verde cálido

Estoy con la vista perdida en los matices de la verde campiña inglesa mientras el verano lucha de manera furtiva con el gris profundo. Incontables pájaros de distintos colores, tamaños y melodías inscriben su presencia en este cálido escenario y derrepente intuyo la manera de explicarme. La búsqueda del nido. Aquel espacio necesariamente físico pero cuya verdadero efecto recala en el alma: el hogar. No aquel donde construí sueños o tejí historias presentes, sino aquel que sirva de tierra fértil para el devenir y el necesario trascender.

2 comentarios:

Gracias por comentar | Thanks for your comment