16 de febrero de 2009

niñ@s haciendo niñ@s

Este humilde blog ingresa hoy a comentar en un terreno nuevo, quizá la antítesis de su esencia, pero que está trascendiendo en un debate muy amplio que toca niveles morales, sociales, políticos y culturales. Como muchos ya saben, el fin de semana los tabloides británicos, famosos mundialmente por su sensacionalismo voraz (sino pregúntele al campeón olímpico Michael Phelps), han cubierto 'a detalle' los pormenores del caso del papá-niño (los 'desinformados en el tema' pueden leerlo aquí en inglés y aquí en español).


Más allá de las múltiples interrogantes que este tema puede causar, las más íntimas y morbosas -incluso 'la posibilidad' que la inquieta Chantelle (15) haya tenido más de un 'amiguito' que ahora reclama la paternidad- el caso está questionando diversos roles en la sociedad y el estado. Padres que conscienten relaciones sexuales entre niños -pendejos que dicen ser "young adults"- y que viven del soporte gubernamental bajo una política social de protección al desempleo, la familia, los derechos civiles, pero que también protege la flojera y la inacción de muchos ciudadanos que encuentran en el beneficio social del estado un medio de vida (créanme mis amables lectores latinoamericanos, muy confortable).

El debate ya ni siquiera cumple criterios moralistas religiosos sobre si se debe o no sostener relaciones sexuales antes del matrimonio, ese meso nivel es casi irrelevante. Tampoco se reduce a la elitista perspectiva que el comportamiento de la 'clase trabajadora' en el Reino Unido es 'quebrado' (pueden ver un debate sobre el tema aquí). Este asunto nos está conduciendo a reconsiderar posiciones en cuanto al rol de la familia en la formación y desarrollo del ser humano en crecimiento, los límites -o extensión- de la intervención estatal en cuanto a políticas sociales. También nos enfrentamos con la desagragación -o transformación- de comportamientos/valores que van a amoldar un ser humano y un concepción del entorno social diferente -para algunos catastrófico y para otros más liberal- en las generaciones siguientes.

Los medios juegan un rol central también en este asunto. Si quieren, por ejemplo, escuchar más sobre el caso, hagan click aquí para acceder a un debate sobre el 'show mediático' alrededor de este tema (BBC Radio 4, en inglés). En fin, yo no creo que sea inaceptable (eso sería negar la realidad) lo que si creo es que es muy complejo y afecta a muchos niveles que entrampan más el debate en una sociedad tan multidiversa como la británica y un estado que está fallando desde su perspectiva proteccionista-liberal.

2 comentarios:

  1. Si hay algo que me impresiona bastante es el proteccionismo del estado para con sus ciudadanos, este caso, la verdad... me deja pensando que a partir de ahora las y los quinceañeros preferirán parir antes que ir a la universidad, total! es mejor negocio!

    ResponderEliminar
  2. Lilyth, ese es exactamente el punto de muchos jóvenes cuyas oportunidades son limitadas. Los beneficios sociales deberían equiparar las oportunidades en favor de los que tienen menos, pero el efecto a largo plazo en la actitud social hacia los recursos sociales del estado es una distorsión que está causando un grave conflicto. El resto, tu lo has dicho.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar | Thanks for your comment