15 de diciembre de 2009

Entendimientos contradictorios

He enfrentado un conflicto durante todo el día. Esta mañana leía las noticias de mi país y quedé pensativo al leer la noticia que los pueblos guarayos, recientemente 'adjudicados' la expropiada hacienda Yasminka, otrora patrimonio de la familia del terrateniente Branko Marinkovic, decidieron explotar la riqueza maderera de las mencionadas tierras (leamos bien y sin muchas vueltas: cortar los árboles y venderlos) (enlace al artículo).

Horas después, fuí a hacer el mercado semanal y al tomar un paquete de rollo de papel higiénico leí: buying this product helps your care for the world's forests (comprando este producto ayudas al cuidado de los bosques del mundo). En fin. El mensajito no me convence, pero bueno, no estaban muy caro.

Volviendo a los proyectos de investigación en los que estoy embarcado (o embarcando, mejor dicho), encontré este artículo en El País de Madrid: El círculo latinoamericano. En él, me quedé pensativo nuevamente al leer el siguiente párrafo:

El indigenismo aboga por una cosmovisión distinta, especialmente una relación con la tierra y una protección medioambiental casi radical, pero no implica la existencia de un movimiento político único, porque entre las distintas etnias existen diferencias considerables. La gran duda que se plantea es si es posible hacer compatible progresivamente esa cosmovisión con una sociedad socialdemócrata, como pretenden algunos. Las demandas de los indígenas, afirman los defensores de esta línea, se parecen mucho a las del resto de la sociedad, inclusión, participación y mejora de la calidad de vida, y pueden ser satisfechas de la misma manera. En cualquier caso, lo que está claro es que el indigenismo llegó a finales del XX para quedarse y que ya no será posible en el siglo XXI prescindir de su papel político.

Y para terminar la parodia, reviso las noticias en The Guardian y me encuentro con esto: Key Copenhagen policy on forest protection hangs in balance (política pública clave de Copenhague sobre la protección de los bosques no encuentra claridad/necesita revisión).

No es que trate de re-descubrir la incoherencia del mundo, es simplemente que que he experimentado una fuerte dosis de entendimientos contradictorios.


Imagen: Parque Nacional Noel Kempff Mercado en Bolivia. Enlazada desde COP15

2 comentarios:

  1. http://www.nytimes.com/2009/12/14/science/earth/14bolivia.html?ref=world

    te fato el titular de el New York Times, y cuestiones relacionadas al derretimiento de los glaciales en Bolivia.

    da para quedarse como te quedaste. sin duda.

    con respecto a lo del indigenismo, no me parece que El Pais sea una buena referencia, en particular porque su vision esta influenciada por los periodistas de la razon, despues de todo son la misma familia. Y ese juicio lo hizo un periodista no un especialista, ni politologo, ni etnologo, ni sociologo, ni nada. asi que su opinion es tan valida como la de cualquier otro periodista.

    y con respecto a lo de Copenhagen, los intereses de las democracias, no son los intereses de los ciudadanos del futuro. Los intereses de aquellos que tienen el poder tanto politico como economico, son del corto plazo, de los shareholders, de los lobbistas, de quien te paga la campaña politica, etc. Te aseguro que China le va a terminar poniendo mas empeño a todo esto del cambio y en cuestion de una decada va a estar mejor posicionada que occidente.

    saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Estimado utópico! bienvenido de nuevo y gracias por el comentario y el enlace, muy elocuente y crudo al mismo tiempo.

    Coincido que aproximarse al Indigenismo usando fuentes como El País no es precisamente lo más acertado y menos equilibrado, he tratado simplemente de reflejar una experiencia perceptiva-virtual: aquello que cualquier ser humano encuentra y le provoca una opinión (a mi me ha provocado un 'entendimiento contradictorio').

    ResponderEliminar

Gracias por comentar | Thanks for your comment