4 de julio de 2009

desperté en la mañana

Desperté con una lluvia matinal, sutil y fresca. El verano impone que la ventana permanezca constantemente abierta por lo que en la atmósfera nocturna es como dormir sujeto al capricho de la calle.

Un hábito que fui desarrollando es preparar una tasa de te negro con leche como primera acción del día. Mientras la infosura se mezclaba y mis dedos establecían diálogo abierto con éste mi desordenado cabello, estas notas vinieron a mi mente, no se de dónde y tal vez prefiero no saberlo.

Melodía de sábado nublado, húmedo y contradictorio...




3 comentarios:

  1. Hola Pablo, felicitaciones por tu blog. Me alegra haberlo encontrado. T estaré visitando, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. querido, tengo que decir que me salieron lagrimas con esta cancion tuya, senti cada palabra y podia verte asi como tu amor y dolor...
    creo que no se necesita decir más

    Fuerza !!

    ResponderEliminar
  3. El amor y el dolor pueden ser construidos como una sola entidad complementaria/contradictoria o excluyente, según.

    Este post trasciende las limitadas apreciaciones de los seres sobre el tiempo y el rol afectivo.

    Sugiero, por el contrario, que uno decide con que quedarse y con que no. Sugiero que al extender la mano sincera tal vez se recibe un revés pero no se compromete la integridad de uno mismo. No se trata de tener fuerza, sino por el contrario, de tener sensibilidad y sensatez.

    Thanks, though!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar | Thanks for your comment