22 de noviembre de 2011

hacia la integración social Andina


Temas laborales y académicos me llevaron a estar en tres de los cuatro países Andinos en los últimos dos meses. Casi como un tema recurrente, en Perú y Colombia conversé con entrañables amigos sobre las similitudes y continuidades culturales que unen a los "andinos". 

Es más, discutiendo sobre la agenda política y las dinámicas sociales, identificamos una serie de temas comunes como la desigualdad, la brecha económica y ahora la digital, el narcotráfico, la delincuencia y violencia en las ciudades, o la masiva migración durante la última década. Pero también compartimos aspectos como la reivindicación de los pueblos indígenas y la reconstrucción de las sociedades inclusivas, la diversidad cultural y geográfica como se ve, son muchos los elementos comunes.

Es cierto que hay particularidades que también nos diferencian, pero somos una de las  regiones en el mundo con mayores coincidencias culturales como sustento para la integración. Este argumento ha servido poco hasta ahora, y tanto en la teoría como en la práctica de la integración más bien domina el paradigma de la integración económico-comercial, que sigue al modelo Europeo (hoy en tela de juicio, habría que subrayar).


En el marco del Año Andino de la Integración Social 2011, la Secretaría General de la Comunidad Andina ha lanzado una atractiva campaña web para informar sobre los derechos de las y los ciudadanos andinos sobre libre tránsito, viaje con documentos de identidad nacional y derechos laborales en los cuatro países.

Conocí sobre la campaña a través de Twitter y su cuenta @CiudadanosCAN, un paso sin duda muy importante para que desde la cotidianidad y las necesidades inmediatas la gente comience a hacer propio y cercano el proceso de integración, además que haga valer nuestros derechos.


El tema de fondo en materia de integración social, sin embargo, me parece que no se agota en la supresión del pasaporte para el viaje o los derechos de los migrantes laborales andinos (en este enlace puedes encontrar información sobre los derechos de los trabajadores Andinos). 

De hecho, una de las conversaciones que tuve en Bogotá con colegas de Opción Latinoamérica, un proyecto regional del que fui parte una década atrás, es que debemos avanzar hacia la libre movilidad de ciudadanos, la homologación de títulos académicos, el intercambio masivo de estudiantes y docentes universitarios, iniciativas andinas para proyectos conjuntos de pueblos indígenas y sus lenguas, y otros que sean certeros resultados hacia la integración social andina.

Con todo, me sumo a la difusión de esta y venideras campañas que viabilicen un proyecto alternativo de integración, que parta de la interacción y la integración social, de la construcción social de comprensiones e imaginarios andinos y de un espacio territorial, hoy con casi 100 millones de personas, que puedan vivir, moverse, trabajar e intercambiar libremente.


3 comentarios:

  1. Viva nuestro continente indoamericano sudamericano!
    saludos!

    ResponderEliminar
  2. No solo de pan vive el hombre, sino de ilusiones, y de ego.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar | Thanks for your comment